miércoles, 26 de septiembre de 2012

Mesopotamia: las mujeres de Babilonia...

recreación de los jardines colgantes de Babilonia
antigua Babilonia 

Según cuenta Heródoto (480/425 a.C.), en Babilonia existía la costumbre de que todas las mujeres una vez en su vida fueran a un santuario de la diosa Milita (Afrodita para los griegos) y yacieran con un extranjero (1)

Las de más rango social intentaban no mezclarse con las demás y llegaban con numerosa servidumbre en carruaje cubierto y aguardaban en las inmediaciones.

Pero la mayoría de mujeres toman asiento en el recinto sagrado de diosa con una corona de cordel en la cabeza. Mientras unas llegan, otras se van. Entre las mujeres quedan unos pasillos, delimitados por cuerdas, que van en todas las direcciones: por ellos circulan los extranjeros y hacen su elección. Cuando una mujer ha tomado asiento en el templo, no regresa a su casa hasta que algún extranjero, le echa dinero en el regazo, -el primero que se lo ofreza sin rechazar a ninguno-, y yace con ella en el interior del santuario. Tras la relación sexual y una vez cumplido el deber para con la diosa, las mujeres regresan a su casa, dónde ya será imposible obtener sus favores.



Como es lógico -dice Heródoto- las mujeres dotadas de belleza y buen tipo se van pronto a casa, pero aquellas poco agraciadas esperan mucho tiempo sin poder cumplir la ley: algunas llegan a esperar hasta tres o cuatro años.

(1)
Se cree que Heródoto exageraba, no en cuanto al tiempo de debían pasar algunas mujeres en el santuario, sino en que que fuera una práctica tan generalizada. Ya que la mujer en Babilonia tenía una consideración bastante elevada. Sin embargo, había algún rito de esta clase relacionado con la fertilidad. 

Heródoto "Historia, libros I-II" pág.256-257
Ed. Gredos


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada